Mantenimiento y cuidado de la centrífuga

El campo centrífugo que acelera el proceso de separación también ejerce grandes fuerzas sobre el material del rotor. Si un rotor falla, un tubo se rompe o se produce cualquier otro incidente, la centrífuga puede resultar gravemente dañada, además de poner en peligro a los que trabajan en el laboratorio. Por esta razón, deben observarse algunas precauciones sencillas para mejorar la seguridad durante la centrifugación.

Recuperación, limpieza y mantenimiento de muestras

Precauciones durante la centrifugación

Evitar los fallos del rotor

El campo centrífugo que acelera el proceso de separación también ejerce grandes fuerzas sobre el material del rotor. Si un rotor falla, la centrifugadora también resulta gravemente dañada. Por este motivo, se deben observar algunas precauciones sencillas

Los rotores están diseñados para funcionar a su máxima velocidad con una carga de un peso específico. Nadie nunca debe intentar hacer funcionar un rotor a una velocidad superior a la designada por su fabricante. Además, si se utilizan soluciones de alta densidad (p. ej., más de 1,2 g/ml), se debe reducir la velocidad de funcionamiento para evitar un estrés innecesario en el rotor. Consulte su manual de instrucciones para obtener las instrucciones exactas.

Rotura de tubos 

Los tubos de vidrio se pueden romper durante la centrifugación, ya sea por una carga inadecuada o por defectos inherentes. Antes de realizar la siguiente ejecución, se deben retirar los fragmentos de vidrio de los cubos, los adaptadores, los revestimientos de goma y la cámara del rotor. Si encuentra polvo gris, que resulta del arenado de la cámara del rotor por las partículas de vidrio, también se debe eliminar. Debería hacer varias ejecuciones en seco sin muestras, y limpiar la cámara entre cada ejecución para asegurarse de que se haya eliminado este polvo de la centrífuga.

Resistencia química

Si planea centrifugar cualquier disolvente o solución poco común, consulte su manual para asegurarse de que sean compatibles con los diversos plásticos y metales que componen la centrífuga, el rotor, los tubos y otros accesorios. Se deben observar estas mismas precauciones con los disolventes utilizados para la esterilización. En Beckman Coulter hay disponible una tabla de 19 resistencias químicas para materiales comunes de centrífugas.

Generación de aerosol

Si se derramara algún líquido en un rotor, se dispersará como una neblina de partículas al poner en marcha la centrífuga. Parte de esta neblina será lo suficientemente fina como para formar un aerosol relativamente estable que tenderá a dispersarse por todo el laboratorio. Tales derrames se deben limpiar a fondo antes de poner en marcha la centrífuga.

Manipulación de muestras humanas

La sangre humana o sus componentes pueden transmitir una enfermedad infecciosa o un virus si el paciente o el donante fuese portador de ellos. La sangre se debe manipular respetando esta posibilidad durante todas las manipulaciones de laboratorio, incluyendo la centrifugación.

En caso de duda, consulte su manual de instrucciones

De vez en cuando, tendrá preguntas sobre el funcionamiento y el mantenimiento de su centrífuga. El manual de instrucciones suministrado con cada instrumento está diseñado para responder a estas preguntas. Debe ser leído antes de hacer su primera ejecución y tenerlo a mano para futuras referencias.